50 sombras de gray

El otro día mientras me tocaba leyendo el libro de «Cincuenta sombras de Grey» y justo cuando iba a tener un orgasmo vino mi madre a decirme que sacara la basura.

Para sorpresa mía al bajar me crucé con un vecino que está muy bueno y no pude evitar mirarle a la polla, él tampoco se cortó y al verme tan dispuesta me empezó a tocar las tetas en pleno ascensor y a levantarme la camiseta.

Al final subimos a la azotea y se la chupé entera mientras él me tiraba del pelo como un bestia.

Luego me puso a cuatro patas medio asomada al borde del edificio y mientras observaba como algunos vecinos se daban cuenta de lo que estábamos haciendo yo me puse super cachonda y le pedí que se corriese en mi cara.

Me echó todo y más y estoy convencida que más de un vecino lo vio de pleno porque han puesto un cartel en el portal pidiendo que nadie suba a la azotea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *